Qué se entiende por Acoso laboral o mobbing

El acoso laboral, también llamado mobbing, es un fenómeno social que está experimentando un notable auge en la  sociedad actual.

El incremento de casos de acoso en el trabajo es consecuencia, en gran parte, del periodo de crisis económica en la que estamos inmersos desde hace años.

Así, aspectos tales como la dificultad existente para encontrar o cambiar de trabajo, la merma de los derechos laborales o la aceptación por una gran parte de la población de un profundo miedo al presente y al futuro, hace que todo ello contribuya a  una mayor impunidad de  quienes ejercen una violencia psicológica extrema en el marco laboral.

El acoso laboral es definido por el psiquiatra Heinz Leymann como aquel fenómeno en que una persona o grupo de personas ejerce una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente, al menos una vez por semana, y durante un tiempo prolongado, más de seis meses, sobre otra persona en el lugar del trabajo, con la finalidad de destruir la reputación de la víctima, las redes de comunicación, perturbar el ejercicio de sus laborares y lograr finalmente que esa persona o grupo de personas acaben abandonando el lugar de trabajo.

Por primera vez en España, y a partir de la última reforma del Código Penal, se consideran los problemas de acoso laboral  como actos constitutivos de delito.

Las penas pueden llegar a tener una duración de hasta tres años de cárcel si queda demostrado que se han ejercido comportamientos hostiles o humillantes por parte de una o varias personas en cualquier relación laboral o funcionarial.

El acoso laboral o mobbing puede ser ejercido no solo por  un jefe/a hacia un subordinado, sino también por  un grupo de iguales hacia un compañero/a  o por un grupo de trabajadores hacia un jefe/a.

Acoso laboral en el trabajo

Cómo identificar si estás sufriendo maltrato psicológico en el trabajo

El psicólogo Iñaki Piñuel establece diferentes indicadores para establecer si una persona puede estar sufriendo acoso laboral o no.

Si de forma continuada y repetitiva te sientes identificado con una o con varias de esta afirmaciones, es posible que estés viviendo un problema de acoso en el trabajo.

  • Constantemente me encuentro atacado, minusvalorado o perjudicado por las actuaciones de otra persona o grupo de personas
  • Siento que no puedo actuar o hablar con libertad porque cualquier cosa que diga o que haga es utilizada en mi contra.
  • Me critican y me ponen malas caras ante cualquier decisión que tome.
  • Intentan arrebatarme cualquier cosa que me dé un poco de felicidad en esta vida.
  • Cambian malintencionadamente el significado las cosas que digo.
  • Me aíslan, me ningunean o me hacen el vacío.
  • Me insultan, me chillan y/o me desprecian ante terceras personas.
  • Difunden rumores acerca de mí.
  • Me amenazan, me coaccionan, o me hacen gesto intimidatorio.
  • No pido grandes cosas. Sólo quiero que me dejan vivir en paz.

 

Mobbing

Qué piensa, hace y siente la persona acosada

Tras un periodo prolongado de maltrato psicológico, la víctima en un número importante de los casos,  siente un enorme sentimiento de CULPA.

Piensa que los problemas que le surgen en el trabajo, los ataques continuos, las burlas, las críticas hacia su profesionalidad… son consecuencia de sus errores  y por lo tanto exclusivamente achacables a su responsabilidad individual.

Las víctimas en ocasiones se comportan intentando resolver estas situaciones aversivas mostrándose sumisas hacia el acosador y pensando que el problema acabará resolviéndose solo.

Hay que señalar por nuestra experiencia, que nada más lejos de la realidad, si no somos capaces de aprender a defender nuestra dignidad y hacernos respetar, el acoso no cesará e irá a más.

Las víctimas como resultado de todo este proceso de maltrato pueden llegar a presentar síntomas de ansiedad generalizada, desequilibrios emocionales, baja autoestima, escaso nivel de autoconfianza, estados depresivos y problemas físicos. Si estos daños se cronifican, pueden  llegar aparecer trastornos en la personalidad.

 

Coaching e  inteligencia emocional en la intervención en  los procesos de acoso laboral

La primera cuestión que trabajamos en cualquier proceso de acoso desde Avanza es ayudar a la persona acosada a que entienda que ella no es culpable de la situación que está viviendo sino que es una víctima de la misma.

A partir de este punto facilitamos a lo largo del proceso que  la persona vuelva a retomar el control y la responsabilidad sobre su persona con el fin de que pueda vivir mejor y solventar la situación aversiva que le supone ir a trabajar a diario.

El Coaching es una metodología eficaz para lograr alcanzar estos objetivos. El coaching nos ayuda a  diagnosticar cual es mi situación actual y que quiero conseguir o lograr, trazar un plan de acción, y ponernos manos a la obra para alcanzar los objetivos definidos.

El coaching nos facilita hacer cosas diferentes para lograr resultados diferentes. El coaching es proactividad. El coaching despierta mis fortalezas y recursos.

A lo largo de nuestra experiencia en la intervención de problemas de acoso  hemos observado cómo la combinación de técnicas y métodos procedentes del coaching y  de la  inteligencia emocional con las técnicas clásicas procedentes de la psicología cognitivo-conductual ofrecen un nivel significativamente mayor de éxito.

 

Si necesitas ayuda o información más personalizada puedes contactar conmigo, rellena el formulario de abajo y nos pondremos en contacto contigo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies